Rss Feed
  1. El De Los Ojos Tristes.

    jueves, 23 de abril de 2009

    El era un niño que creció muí rápido.
    Aprendió como ganar lo que quería sin importar como, y a pesar de el dolor que siempre causaba, fue feliz.

    Un día comienzo a quedarse solo, viendo como alejó todo lo que siempre quiso: no había nadie para el, nadie que lo llamara por su nombre, y desde ese día se comenzó a llamar El De Los Ojos Tristes.

    Y así paso el tiempo y El De Los Ojos Tristes siguió su camino imaginando con una dosis de mentiras y cinismo que seguía en el pasado. Día a día se disfrazaba en una capucha, se tapaba los oídos para no escuchar el murmullo de su pena, y se iba a un rincón donde esperaba que un día llegara alguien que nunca llegó.

    El De Los Ojos Tristes disfrazó su pena y se vistió de odio. Alejó a todo el que quería jugando al azar con su gente, viendo si su despecho lo llevaba al culpable de su pena y su odio, pero ese ser no llegó, y El De Los Ojos Tristes se quedó en su rincón. Ahí en su rincón sus manos y sus labios se volvieron fríos, tan fríos que su propio frío lo congeló y se quedo atrapado en un gélido cubo de hielo.

    A través del grueso cristal de agua, él veía a los que alguna vez tubo, como ellos reían, se querían, y se olvidaban de que él alguna vez existió. Pasaba el tiempo, y él seguía congelado, sintiendo que pasaban años viendo eso que alguna vez tuvo y que perdió por el simple echo de no saber apreciar.

    Un día intentó moverse, pero el hielo no lo dejaba. Quería salir y lo intento día tras día, pero el hielo era tan duro como frío su corazón, y así se quedó esperando que alguien lo notara, que una mano ajena llena de calor derritiera el hielo, y por segunda vez, esa persona no llegó. Un día el hielo se volvió mas frío desde adentro y El De Los Ojos Tristes, solo y más triste que nunca, murió.

    Desde ese día, cuando la gente está sola en un rincón siente un frío que lentamente les recorre la espalda. Si algún día lo sientes, es El De Los Ojos Tristes pidiéndote que lo ayudes.
    |