Rss Feed
  1. Fin.

    viernes, 7 de septiembre de 2012

    No soy escritor. Nunca creí serlo, y tampoco creo que alguna vez lo sea.

    La verdad, es que ni siquiera recuerdo como partió esto, solo se que estaba solo, y las cosas que tenia que decir -o sentía que decir-, eran bastante confusas, tristes, y por no darle pena a nadie, empecé este blog, que ahora, al final, veo como una caja de decepciones, de ideas que no van hacia ninguna parte, y que al abrir deja salir una ráfaga fría y desalentadora.

    Tampoco fue siempre así. Hay cosas que fueron hechas con amor, ese amor que ahora comprendo como lo que uno hace con verdaderas ganas, pero duró poco, y tratar de hacerlo ahora me parece inconsecuente.

    Cuando mi amor por la literatura comenzó a crecer, deje de ver esto como algo que era solo para mi, y es que al darme cuenta de como había gente que escribía solo por decirle algo a los demás, para los demás, para intentar darles algo bonito, o hasta horrible, pero sincero, empecé a hacer lo mismo, a mostrar mis textos, y tuve la esperanza de que a alguien le sacaran una sonrisa, que mis cuentos pudieran ser algo en que creer.

    Lo cierto es que a día de hoy, ni yo creo en lo que escribo ... ni en mi.

    Y es que me siento falso, flojo, torpe, inútil, y lo que me queda de alma no me deja escribirles que hagan cosas por los demás, que sean honestos, que salven al mundo, cuando yo jamas he hecho esas cosas.

    Puede parecer que esté dando pena, pero es que pena es lo único que llevo a dentro, y por lo tanto, lo único que puedo dar.

    Perdí la fe, y en buen chileno, hasta aquí llega la cosa.

    Gracias a los que estuvieron, a los que preguntaron si es que había subido algo nuevo al blog, a los que lo leyeron sin jamas decírmelo, y a los pocos que de verdad creyeron.

    Nos vemos.
    |


  2. 1 comentarios:

    1. Vian dijo...

      Me nació valorar la honestidad y consecuencia... pero luego alguien me sopló la palabra cobardía.
      Es decir, en vez de dejar de escribir estaba el otro camino...
      Confío en que ese camino se viene, aunque sea de a poco.
      Saludos.