Rss Feed
  1. Un Vigilante.

    domingo, 25 de diciembre de 2011

    El observa a la gente ir y venir
    y eso lo hace sentir que es el único que no avanza.

    Hay días en que algunos jóvenes lanzan piedras
    entonces es que el piensa detenerlos y cumplir con su labor
    pero sabe que en el fondo, ellos solo están tan aburridos y solos como el.

    Si tan solo hubiera alguna persecución, un crimen...

    No es que le desee el mal a nadie tampoco
    ni que hubieran persecuciones todos los días
    pero es que a veces la vida necesita algo que nos mueva, sea sano o no.

    Al llegar a casa, su hijo le pregunta si atrapó al ladrón del que hablan en la tele
    o al tipo de verde que por las mañanas lanza rocas a los autos,
    y el tiene que decirle que esta apunto, por no decepcionarlo,
    su hijo grita de felicidad y la luz del comedor parece dar de lleno en sus ojos, brillando de orgullo.
    Aunque cada palabra le duela a el de verdad, porque sabe, que miente un poco para si también.

    Otro día solo.

    A sus espaldas las fuerzas especiales combaten hinchas y estudiantes
    hacia adelante lo mismo.

    ¿Porque no le podía tocar algo de emoción a el?
    Algo que no le pudiera contar a su hijo, ni a su esposa en la cama.
    Algo para el.
    Para poder dormir tranquilo, sin sentir la brisa de los autos.
    Sintiendo que avanza.

    Si tan solo pudiera cumplir el sueño de su hijo
    y atrapar al ladrón que se robó los sueños de su juventud.

    Pero solo soy un carabinero que vigila un cruce en medio de la carretera, piensa.

    Entonces se levanta a cumplir con su labor, y con rabia, toma una piedra en el camino,
    y se la lanza a un auto.
    Da de lleno en el parabrisas, y el vidrio estalla, al tiempo que en su cara se dibuja una sonrisa.

    Nunca atraparé al ladrón, y nunca atraparán al tipo que lanza las piedras, se dice a si mismo.

    Sonríe, y vuelve al trabajo.
    |


  2. 0 comentarios: