Rss Feed
  1. Rosseta.

    miércoles, 27 de julio de 2011

    Era mi primer día de vuelta de vacaciones, y honestamente, no tenia ganas de absolutamente nada ... excepto de lo que vendría.

    Iba en la micro ya que había tenido que pasar a un mall a ver algo sobre un viaje del que espero no tener nada que contar (aunque probablemente terminaré haciéndolo). Pero volviendo al tema, iba en la micro cuando las horas jugando Wii el domingo por la noche pasaron la cuenta, y me quedé dormido.

    Juraría que tenia algún sueño muy bueno, pero no lo recuerdo, no recuerdo casi nada, excepto su voz

    - Hola idiota- una voz alegre.

    - ¿Ah? ... -yo balbuceaba, estaba despertando ... y babeado.

    - ¡Despierta! -a lo que sentí un beso en la mejilla- ¿no me dices a mi que soy la dormilona?

    Entonces, cuando supe quien era, desperté por completo; todo mi cuerpo despertó, y ese gran sueño se esfumó, como si los sueños hubieran dejado de importar.

    - Rosseta -y mi voz sonó alegré, casi un grito, como la de ella.

    - ¿Y tu que hacis aquí enfermo?-dijo, mientras me corría hacia un lado y se sentaba en el asiento de la ventana.

    - Nada, estaba en mall, y ahora voy a mi casa a ... seguir haciendo nada - y le sonreí, mirando su largo pelo negro y liso que llegaba hasta su cintura.

    - Tan pajero ... ¿y como va la vida?

    - Tranquila.

    - ¿Tranquila?

    - Ya no soy como antes, a diferencia tuya -sonriendo

    - No todos nos ponemos fomes -me dijo en un tono burlesco

    - Ya cállate idiota

    Y comencé a hacerle cosquillas, y ella no aguantaba y reía tan fuerte como siempre, como si no le importara que toda la gente nos viera ... no, no le importaba, ni a mi tampoco, nada nos importaba.

    - ¡Ya!, ¡me estrasai hueón!

    - Pero te quiero.

    - Yo también imbécil -y hubo una sonrisa mínima de su parte- pero la venganza por las cosquillas no te las quita nadie.

    Y como un lobo que se posa sobre su presa, en un segundo estuvo frente a mi, apoyando sus brazos sobre los mios, y mordió mis labios.

    Los mordió fuerte, quería que me dolieran, que lo sintiera.

    Entonces yo mordí los suyos, y ella devolvió otro aún mas fuerte, y así seguimos, desgarrando los labios del otro, mordiendo cada vez mas fuerte ... el lobo atrapó a la presa, y no me di cuenta cuando todo se volvió un beso.

    No sé si alguna vez les a pasado ... que abren los ojos en medio de un beso, y con nuestros ojos pasando de la obscuridad, la luz da a todo un matiz mas bello. En ese momento miras a la otra persona, y de una forma que no puedo explicar, también te miras a ti ... y te preguntas, ¿porque hago esto?, ¿porque abrí los ojos?, y te das cuenta; lo haces para descubrir si es verdad, si no es un sueño. Y sigues con los ojos abiertos, pero no lo distingues, porque nada parece real, no importa cuan abiertos estén tus ojos, todo es demasiado hermoso para no ser un sueño.

    Eso me pasó.

    Cerré los ojos a al vez que me apoyé en su mejilla. Sentía su cuerpo palpitar, como si un ritmo fuese, como un canto, como una canción de cuna; entonces dormí

    Cuando volví en mi, me encontraba solo en el terminal. Abrí los ojos, y la misma luz bañó mi misma cara.

    Pero todo parecía real, y nada, ya nada era bello.
    |


  2. 0 comentarios: