Rss Feed
  1. No es menos cierto
    que parece que lo diga fríamente
    pero la verdad,
    es que ya no creo tanto.

    Y es que con el tiempo
    uno se va acostumbrando a que las personas que estaban,
    ya no estén.

    Puede parecer que este dolido,
    aunque honestamente, no es así.

    Solo que mientras uno va caminando
    no puede esperar a que los demás se detengan
    cuando tengas que amarrar tus cordones
    o cuando te detengas a mirar un pájaro en algún jardín
    o ni siquiera, que caminen contigo.

    ¡Es que todos caminan a un ritmo tan distinto!

    No es que me hayan fallado,
    es mas, nunca lo han hecho.
    Pero tarde o temprano, tendrán que irse,
    tendrán que recorrer sus propios caminos
    y esos para siempres, serán tragos amargos
    que arderán en tu boca, mientras te ríes un poco.

    ¿Se imaginan, que uno antes creía en esas cosas?

    Te preguntabas como serían las reuniones cuando fuéramos viejos
    nos reiríamos de todas las anécdotas que en estos tiempos vivimos
    y nos enorgulleceríamos, de esas veces que nos caímos, y estuvimos para el otro
    para levantarlo.

    Mas hoy en día, no puedo esperar a que alguien me levante
    ya que ese alguien, estará preocupado, de el mismo no caer.

    Es comprensible, y quizás, soy un poco egoísta.

    Lo mas divertido, es que algunos ofendidos, dicen que depende de uno.
    Que es uno el que debe aportar, para que juntos vallamos por el mismo camino.
    Pero lo cierto es que nadie va por el mismo, e intentar crear un camino juntos, seria desviarlos
    y yo no estoy para desviar a nadie, ni para pedirle que me espere a amarrar mis cordones,
    o para que mire al pájaro, y entienda por que me voy quedando atrás.

    Pensar que hace solo unos años, las cosas eran tan distintas.

    Lo admito, puede que quizás, sea yo el que haya elegido el camino incorrecto, y que sea el único idiota que se detenga a mirar a un pájaro, que tarde o temprano, se ira volando.

    Discúlpenme, puede que la verdad, si esté dolido.
    |


  2. 1 comentarios:

    1. Anónimo dijo...

      A veces haces
      que me sienta menos
      sola..

      Solo por el simple hecho de que aceptas las cosas tal y como son.

      Solo por el hecho de asumir que te detienes a mirar los pájaros..y asumir que los demas también lo hacen...y no por eso creer que somos malos, ni egoístas ni traicioneros...solo somos. Y en eso de verdad nos parecemos todos. No se trata, como dices, de cambiar la dirección del otro, si no de querer al otro tal y como es...por como se abrocha, por como mira los pajaros... Sin pedir imposibles...como un "para siempre".


      A veces pareciera que nos creemos maestros que juzgan al mundo, cuando en realidad estamos juzgando a los otros despues de habernos cuestionado a nosotros mismos... Y por eso duele.

      Porque queremos que sean sinceros. Que nos digan la verdad, cuando sabemos cuan mentirosos podemos llegar a ser. Porque lo hemos sido. Pero como somos tan personas como todos...también nos dolemos, apesar de que sabemos que en realidad es solo la verdad que hemos descubierto.


      Ni siquiera te conzco....Se que deben haber cosas que quizás me desagraden en el como abrochas tus zapatillas...

      Pero yo me he fijado en tu sinceridad. Y si bien puede que nunca se crucen nuestros caminos, o te ayude a abrochar tus cordones (Dicho esto sin ánimos de ser "mamona")creo haber leido lo suficiente como para saber que eres de ese tipo de ave que no se puede meter en una jaula...Por que te desplumarías.


      Y lo harías porque no podrías pertencer a nadie ni apoderarte de nadie.


      Y eso...según creo yo, no es ser egoísta. Es, otra vez, ser sincero. Y eso nos hace ser mas nosotros. No esconder nada. Ser transparentes. Y mas aún, entregarnos mucho más, mas que con las promesas de "para siempre" que nos hacen adquirir responsabilidades estúpidas. Y por eso... varias veces te he creído.


      Pero hay que ser valientes para todo aquesto.



      Por eso te deseo mucha suerte.